domingo, 31 de marzo de 2013

Crema de calabaza con jamón

Una crema siempre es una alternativa deliciosa como entrante, como todos los platos podemos hacerla ligerita o algo más contundente, a gusto del consumidor.
Esta es la receta básica de mi crema de calabaza, rápida y fácil.

Crema de calabaza con jamón

Ingredientes

1 calabaza mediana
1 puerro
1 patata
200 ml. de crema de leche (opcional)
1 hueso de jamón
1 hoja de laurel
Virutas de jamón serrano ó iberico
Cebolla frita preparada
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Agua

Poner a hervir media olla de agua, porque la calabaza deja líquido,  con el laurel y el hueso de jamón. Mientras cortar el puerro a rodajas, la calabaza y la patata en dados y ponerlo en la olla, dejar cocer hasta que la patata esté blanda. Retirar el hueso de jamón y el laurel y pasar la batidora. Rectificar de sal.

De esta manera queda muy fina y sabrosa pero si quereis poner la crema de leche para que quede aún más cremosa ahora es el momento. Añadir la crema de leche y remover con una cuchara hasta que se integre completamente. Comprobar el punto de sal.

Adornar con unas virutas de jamón, un montoncito de cebola frita y un chorrito de aceite de oliva virgen.


viernes, 29 de marzo de 2013

Torrijas

Esta receta es muy especial para mi , la dedico a la memoria de mi padre, un hombre fantástico, que me enseño a hacerla y que hizo que asociáramos el aroma de las torrijas a fiesta, a cariño y buen rollo. 



Ingredientes

Pan (mejor que tenga algunos dias)
Huevos
Leche
Aceite
Azucar
Canela (Opcional)





La elaboración de mi receta de torrijas es muy sencilla, no he buscado la original ya que como he dicho esta es una receta familiar.
Las cantidades son proporcionales al pan que tengas, para 8 rebanadas de pan de barra mediana, uso un huevo y un plato de leche, siempre se puede ir añadiendo leche y huevo a medida que se acaben.
Preparar un plato hondo con leche y  otro con huevo batido y poner una sartén con bastante aceite a calentar.
Sumergir el pan en la leche, dejar que se empape un poco, escurrir con dos raseras y pasar al plato de huevo batido, rebozar por las dos caras, escurrir y pasar a la sartén para freirlo con el aceite bien caliente.
Cuando las saquemos de la sartén las colocamos sobre papel absorbente para eliminar el aceite sobrante y luego ya podemos emplatar. El azúcar y la canela (mi padre no usaba canela) se suelen espolvorear por encima, pero yo siempre lo pongo aparte, mejor en un plato para poder rebozar la torrija a gusto de cada uno. Se tarda más en explicarla que en hacerla, si nunca las habéis hecho, os recomiendo el experimento.

martes, 26 de marzo de 2013

Conejo a la cazuela con setas y calabaza

La mayoría de las veces asociamos "cazuela" a comida contundente, pero hay formas de hacer un guiso sabroso con muy pocas calorías. El conejo de por sí es una carne sin grasas, muy recomendada en las dietas, cuando hablamos de rebajar calorías habitualmente pensamos en carnes a la plancha, pero hay otras formas de cocinar este producto más variadas e igual de beneficiosas para nuestro peso. Esta es una de ellas, el conejo, la calabaza sustituyendo a las patatas y las setas forman un conjunto de sabores fantástico que nos ayudará a variar nuestros menús de "régimen".  
Conejo a la cazuela con setas y calabaza


Ingredientes

1 conejo mediano
1 calabaza mediana
1 puñado de trompetas de la muerte (setas secas)
6 ajos
2 ramitas de tomillo seco
1 hoja de laurel
Sal
Pimienta negra en grano y molida
Caldo vegetal ligero
1 vasito de brandy (opcional)

Lo primero que haremos es poner a hidratar las setas en 1/2 litro de agua, al menos 1 hora antes de cocinarlas.
Poner a calentar una sartén honda o cazuela, añadir un poco de aceite de oliva e incorporar el conejo, salpimentado, dejándolo dorar para que se sellen los jugos.
Mientras tanto cortar la calabaza en dados grandes de 2-3 cms. aprox. para que no se deshaga, salar y reservar.
Cuando el conejo empiece a estar doradito añadir la pimienta en grano y los ajos enteros, sin pelar, sólo darles un golpe con el cuchillo plano para que se rompan.
Ahora es el momento de ponerle un vasito de brandy si se desea, yo lo hago pero es totalmente opcional. si lo haces debes dejar que reduzca para evaporar el alcohol o flambearlo.
Cuando los ajos empiecen a ablandarse, incorporar el tomillo, el laurel y la calabaza, remover y dejar que ésta coja un poco de color antes de agregar las setas remojadas y el caldo de hidratarlas.  Ya sólo queda añadir un poco de caldo vegetal hasta cubrir por completo el conejo y dejar reducir a la mitad, cociendo a fuego medio tapado parcialmente.
Para que el conejo quede blandito y jugoso necesita cocinarse un buen rato, cuanto más lo dejes reducir mejor quedará la salsa, 1 hora suele ser suficiente pero como en todo lo relativo a la cocina el tema tiempos es muy impreciso y lo mejor es dejarte llevar por la intuición e ir probando.
Bajo en calorías y muy sabroso.

domingo, 24 de marzo de 2013

Arroz negro con marisco

El arroz es tan versátil que lo mismo te sirve para una comida rápida que para pasarte un buen rato en la cocina. No tengo ni idea de cuantas maneras de cocinarlo he probado, pero os aseguro que muchas. Creo que es un ingrediente estrella en la cocina y como la pasta  puede ser tan fácil como complicado, pero nunca defrauda.
Para un día con tiempo para cocinar uno mis platos preferidos es el arroz tipo paella, con distintos elementos,  éste que presento hoy, necesita un poco de elaboración, pero cuando está en el plato se compensa la espera, que además siempre puedes sobrellevar con una buena cervecita mientras lo cocinas.




Ingredientes para 4 personas

4 medidas de arroz tipo Bomba
8 sobres de tinta negra
300 gr. de almejas
500 gr. de calamares
4 escamerlans medianos (cigalas)
8 langostinos
4 gambas langostineras
400 gr. de gamba roja de arroz
1 pimiento verde
pimentón
azafrán
3 ajos
Aceite de oliva
12 medidas de Agua




CONSIDERACIONES ANTES DE EMPEZAR

El Agua. Se calcula según el tipo de arroz, si es Arroz Bomba la proporción es de tres medidas de agua por una de arroz, si es del redondo de siempre se suelen poner dos de agua por una de arroz y una de regalo.

La Sal.  A cada ingrediente le tenemos que poner su sal correspondiente y al agua un puñado, probando el caldo en cuanto empiece a hervir, hay un truco que funciona muy bien y es que el caldo tiene que estar algo más salado de lo que te gustaría que estuviese el arroz, porque al final el arroz absorbe la sal y lo compensa.

El Recipiente. Este tipo de arroz en concreto suelo cocinarlo en paella de las tradicionales, porque aunque también lo he hecho en las modernas antiadherentes, me da la sensación que estos sabores los realza más la clásica paella metálica.  

PREPARACION

Ponemos a calentar un olla con agua ó un caldo de pescado muy ligero.

En una paella ponemos a calentar el aceite, dos o tres cucharadas aprox. y ponemos las cigalas, las gambas y los langostinos dándoles unas vueltas pero sin acabar de cocinarlos, sólo para que dejen la esencia del sabor en la paella. Retirar y reservar. Si se quiere dejar más sabor se pueden separar las cabezas y dejarlas en el aceite, machacándolas un poco, a la vez añadimos los ajos y el pimiento verde y dejamos sofreír. Cuando esté dorado retiramos las cabezas y las metemos en el agua de cocción,  añadimos un poco más de aceite y el pimentón junto con el azafrán, teniendo cuidado de que no se queme y enseguida ponemos el calamar troceado. Esperamos a que el calamar tome un poco de color y agregamos la tinta que previamente habremos puesto en un bol. Ponemos un poco de agua de cocción en el bol para aprovechar el resto de la tinta, la agregaremos cuando añadamos el agua. Dejamos cocinar y que suelte sus jugos y una vez empieza a reducir la salsa añadimos las almejas esperando a que se abran con el vapor, cuando estén abiertas les quitamos una de las conchas para ahorrar espacio, poniéndolas también en el agua. Echamos el arroz repartiéndolo por toda la paella y procurando que se impregne bien de toda la salsa.
Ya sólo queda colar y añadir el agua. El fuego tiene que estar al máximo en este momento, dejar que hierva 5 minutos y bajar el fuego a la mitad 10 minutos, después dependiendo de lo que haya absorbido lo dejaremos otros 5 minutos al mínimo, apagaremos y taparemos la paella dejando reposar el arroz al menos 10 minutos más.

sábado, 16 de marzo de 2013

Tarta de queso express al microondas

Esta sí que es una receta rápida de verdad, 12 minutos de microondas si la haces completa, 6 minutos con la mitad de los ingredientes como lo hice yo, el tiempo de preparación, ni cuenta porque lo que más puede tardar es el caramelo, unos minutos hasta que se funda el azúcar. Un capricho ocasional para los que cuidamos la dieta, porque su único "defecto" es que adelgazar, lo que se dice adelgazar, pues no adelgaza. Esta receta la vi en el programa de Sergio Fernández, de Canal Cocina. 



Tarta de queso express


Ingredientes 

300g de queso cremoso
200 ml de nata líquida 
4 huevos
100 g de azúcar
Azúcar para hacer el caramelo

Preparamos un caramelo a la manera tradicional, poniendo azúcar a calentar en una sartén pequeña, cubriendo la base,  hasta que se derrita y lo vertemos en un molde apto para el microondas, yo uso una bandeja de cristal tipo pirex, pequeña, para la mitad de los ingredientes..

Por otro lado, batimos los huevos con la nata, el azúcar y el queso crema, con Crema de Camemberg queda muy sabroso, si te gusta el queso por supuesto, esto depende del gusto de cada cual, si la haces con un queso tipo Philapelphia será más suave.

Vertemos esta mezcla en el molde y metemos en el microondas durante 12 minutos a máxima potencia si lo hacemos todo en un molde grande, 6 minutos si hacemos la mitad.

Dejamos enfriar en la nevera.
Si la haces en moldes tipo flanera individual, quedan muy bien los frutos rojos adornando.
Servimos la tarta muy fría, 

miércoles, 13 de marzo de 2013

Potaje de garbanzos y acelgas "Yaya Filo"

Un plato familiar, de cuchara, herencia de mi abuela Filo, a la que homenajeo desde aquí, una andaluza de Jaén con la que tuve la suerte de compartir parte de mi vida. No será el único plato suyo que publique,  aunque sí el primero porque le tengo especial cariño.

Es una comida suave que se puede complicar tanto como quieras a base de carnes y embutidos, de hecho ella hacía dos versiones, una con chorizo y la otra sin,  os propongo primero la versión light, de acelgas, garbanzos y arroz, bueno y un pequeño truco, un hueso de jamón. Recuerdo que mi abuela compraba los garbanzos ya cocidos en el "granero" (tiendas que vendían legumbres cocidas) y de esta forma solventaba la comida de una manera bastante rápida. 

Esta foto no hace mucha justicia al color del potaje, tiene un tono más rojizo por el pimentón, en cuanto tenga otra mejor la cambiaré.




Ingredientes para 4 personas

Versión light
1 manojo de acelgas grande
1 bote (500gr.) de gabanzos cocidos
4 puñados (aprox.) de arroz, 1 por persona
Pimentón dulce
2 ajos
1 hoja de laurel
Aceite de oliva
Sal
2 1/2 l. de agua aprox.

Versión heavy
lo mismo 
+
1 chorizo tipo cantimpalo
1 trozo de jamón


Colocar al fuego una olla mediana, hay que tener en cuenta que sea lo suficientemente grande para que quepan las acelgas, porque tienen mucho volumen en crudo, aunque enseguida merman. Lo primero que haremos es poner aceite suficiente para sofreír los ajos cortados a láminas. En cuanto los ajos están dorados se añaden el laurel y el hueso de jamón, a continuación 3 cucharaditas de pimentón, se revuelve e inmediatamente se añaden los garbanzos cocidos, escurridos,  damos una vuelta y agregamos las acelgas cortadas igual que para hervir, en trozos medianos, remover todo para que se impregnen del sabor y cubrir con el agua, llevamos a ebullición y cuando ya esté hirviendo agregamos el arroz y un poco de sal, con cuidado porque el hueso ya es salado y es mejor rectificar al final de la cocción. Entre 15 y 20 minutos serán suficientes para que el arroz y el potaje estén listos, probar y rectificar de sal.

La versión "con chorizo" y un trozo de jamón, sólo requiere que añadas un cantímpalo o similar cortado a rodajas grandes y el trozo de jamón a cubitos, todo ello antes que las acelgas, queda espectacular. Podéis alternar las dos versiones. Probadlo, no os defraudará. 





domingo, 10 de marzo de 2013

Ajos confitados

Los ajos confitados son una exquisitez que uno acostumbra a probar de mayor, al menos eso me pasó a mi, resultando sorprendente al paladar la suavidad de su sabor y la cremosidad de su textura. Aparte de lo buenos que quedan los propios ajos, añadiré que yo suelo hacerlos también para conseguir ese aceite sabroso que resulta después de confitarlos y que puedes utilizar en cualquier elaboración que requiera este ingrediente.                                                                                                            Ajos confitados

Ingredientes

1 cabeza de ajos
1/2 litro de aceite
Recipiente para guardar el aceite resultante del confitado

Poner en un cazo pequeño, de 1/2 litro aproximadamente el aceite y sumergir la cabeza de ajos cortada aproximadamente a la mitad, teniendo cuidado de no cortar el rabito central, que nos servirá para retirarlos cuando estén cocinados. Personalmente también pongo los ajos que he cortado, estos quedan más bien fritos y se cocinan antes, lo único que hay que hacer es retirarlos antes.

Calentar el aceite, los cocineros dicen que a 80º es la temperatura correcta, pero como yo no tengo termómetro, y mi cocina es de gas, cuando el aceite se calienta demasiado, empezando a formar burbujas, retiro el cazo del fuego y lo vuelvo a poner cuando para, hasta que tengan el color dorado, durante aprox. 15-20 minutos. 
Hay un truco que el cocinero Sergio Fernández de Canal Cocina explica y que consiste en poner un recicipente con agua, que cubra la mitad del cazo, y ponerlo al fuego, tipo Baño Maria, como el agua hierve a 100 grados y el aceite puede llegar a 180, es la manera de asegurarse de que nunca llegará a pasarse de temperatura. Yo aún no he probado el experimento, pero parece interesante.

Cuando estén listos apagar el fuego, retirar los ajos del aceite, ponerlos en un platito y degustar. Dejar enfriar el aceite, para que cuando esté reposado podamos colarlo.  

jueves, 7 de marzo de 2013

Lomo plancha con judias blancas y salsa de queso fresco

Toca hacer algo rápido, un plato combinado cuyas únicas peculiaridades son los aliños que le pongáis, es este caso solo con un poco de cebollino y una salsa hecha con Queso Fresco Batido que suaviza la combinación.

Las judias blancas son de bote, la salsa se hace en 5 minutos y el lomo está hecho a la plancha, así que es un plato perfecto para llegar a casa y comer bien en poco tiempo.


Lomo con judias blancas y salsa de queso


 
Ingredientes  para 2 personas 

6 lonchas de lomo
1 bote de judias blancas
250 gr. de queso fresco batido (o yogurt)
2 ajos tiernos 
Cebollino fresco o seco
1/2 cebolla tierna
1/2 limón 
salsa tahini (opcional)
sal
aceite de oliva virgen extra (para la salsa)
aceite de oliva
pimienta negra

Pochar los ajos tiernos (si no tienes le pones 2 dientes de ajo) y media cebolla tierna, todo cortado pequeño, cuando esté doradito añadir las judias blancas de bote escurridas y lavadas, dejar calentar y que evapore la humedad. 

La salsa de queso fresco batido, es de igual elaboración que la de yogurt, generalmente es mas fácil tener un yogurt griego en la nevera, pero si quieres variar un poco,  prueba ésta, tiene una textura más densa. (El queso batido fresco y descremado lo compro en Mercadona, así que seguro que lo encontrareis fácilmente).  Poneis el queso fresco en un bol, añadís medio limón, aceite virgen, cuanto más aceite mas cremoso y con aspecto de mayonesa nos quedará, sal, pimienta y tahini (opcional), se mezcla todo enérgicamente y ya está lista para comer.

Por último en una sartén muy caliente se pone un poco de aceite y se coloca el lomo, se deja dorar por cada cara, se retira y se espolvorea con el cebollino fresco cortado finito. Este toque se puede  añadir también a la salsa.

domingo, 3 de marzo de 2013

Tallarines con crema de leche y jamón

Tallarines frescos con crema de leche y jamón.

Cocinar pasta es algo asequible para todos, creo que en general las recetas con este ingrediente base suelen ser fáciles y sabrosas, además hay tanta variedad de pastas y puedes combinarlas de tantas formas que es un recurso fantástico para personas con poco tiempo o a las que no les apetece estar mucho rato en la cocina. 
Las cantidades son aproximadas, para gustos los colores, así que si te entusiasma el jamón, pues le pones más, a mi me gusta que tengan mucha salsa..... y así con todos lo demás ingredientes.
Esta receta en concreto es de las básicas, diría que en 20 minutos la puedes tener lista.

Ingredientes para 4 personas:

500 gr. de Tallarines Frescos (también queda bien con secos)
2 ó 3 bricks de crema de leche de 200 ml.(nata para cocinar)
250 gr. de daditos de jamón (hay muchas marcas que los hacen cortados)
Mantequilla (2 pastillas individuales aprox.)
1 Cebolla tierna
1 Ajo
Pimienta negra
Queso tierno para rallar (o sobrecito de queso rallado)
Aceite virgen extra
Sal

Puedes cocinar los tallarines y la salsa al mismo tiempo, en una olla pones agua a hervir, cuando esté hirviendo añades un puñado de sal generoso, agregas los tallarines y los dejas el tiempo que diga el fabricante. Si termina la cocción antes de que tengas lista la salsa, escúrrelos y déjalos en el escurridor sin pasar por agua. Si vas a utilizar la pasta en breve es mejor no poner aceite en la cocción ni pasarla por agua, porque así se impregna mucho más de la salsa.

Mientras arranca a hervir el agua cortamos una cebolla tierna finita y un ajo a láminas,  ponemos una cazuela al fuego, cuando este caliente añadimos un poco de aceite, le agregamos la cebolla y el ajo, esperamos a que se dore y le incorporamos el jamón. Cuando el jamón empiece a soltar su grasa añadimos la crema de leche, removemos y dejamos hervir 2 minutos para que se mezcle todo bien, probamos y rectificamos de sal, con cuidado porque el jamón ya aporta sabor salado. Es el momento de poner la mantequilla y en cuanto ésta se derrita, los tallarines. Si te quedaran un poco escasos de salsa Puedes rectificar el espesor de la salsa con leche 

Remover y dejar reposar 2 minutos, servir muy caliente. Una vez en el plato espolvorear con pimienta negra, queso rallado y un chorro de aceite de oliva virgen.