jueves, 27 de febrero de 2014

Tofu con sésamo, frito o a la plancha

¿A que tiene buen aspecto?, pues también está delicioso, el tofu es un producto originario de la cocina japonesa,  que por si sólo es un poco soso, cierto, pero en cuanto lo condimentas, toma todo el sabor de la especia y da un juego impresionante. 
Es muy sano, está hecho con semilla de soja y agua, es una proteína vegetal con muy poca grasa y bajo en calorías.
Actualmente se encuentra en cualquier supermercado y tiendas de dietética, aunque naturalmente como cualquier producto, tiene clases y variedades, pero el común, que es el fresco, lo podéis encontrar en supermercados como Mercadona y Alcampo sin problema. 
En esta receta yo he usado el que ya viene mezclado con el sésamo, de Alcampo sección "bio y dietética", pero también la he hecho con el fresco y queda muy bien.

Hay muchísimas recetas en las que emplear el tofu, como guisos y sopas, que voy descubriendo y experimentando, aunque así rebozado en sésamo y a la plancha o frito, está genial, combina muy bien como acompañamiento de verduras o simplemente de aperitivo. Otra ventaja, ésta elaboración no puede ser mas sencilla.

Ingredientes

Tofu natural o con sésamo
Semillas de sésamo (si el tofu es natural)
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta
Pimentón (opcional)

Se corta el taco de tofu en lonchas gruesas de 1/2 cm. aprox.
Primero lo salpimentamos y si es del fresco lo rebozamos en el sésamo, que tendremos en un plato plano, presionamos fuerte el tofu sobre las semillas para que se incrusten en él.
Si ya va incorporado no añadiremos más.
A continuación en una sartén muy caliente ponemos un poco de aceite y colocamos el tofu sin moverlo hata que dore, le damos la vuelta y la misma operación.
Cuando esté en el plato podemos espolvorear con un poco de pimentón dulce que le da un toque delicioso.

jueves, 20 de febrero de 2014

Arroz largo con setas y aceite aromatizado

A menudo conviene tener en cuenta opciones para tomar una comida sana que no resulte complicada de hacer y creo que el arroz hervido y escurrido es una solución fantástica, rápida y sabrosa ya que combina muy bien con muchos ingredientes, así que es ideal para  dar rienda suelta a tu imaginación.
Este que os propongo hoy me encanta, por la sencillez, el estupendo resultado y porque sus ingredientes suelen ser habituales en cualquier despensa.   




Ingredientes para 4 raciones



4 tazas de arroz (largo)

Agua
Laurel
Estragón fresco
Estragón seco (de bote)
2 botes de setas variadas (350 gr. aprox.)
1 puerro
1 cebolleta
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta
1 guindilla (opcional)



Elaboración

Hervimos el arroz en abundante agua con sal y una hoja de laurel.
Escurrimos y reservamos.

Cortamos el estragón fresco, una bolsa de las que venden en las grandes superficies. 

En una sartén grande con un poco de aceite, sofreímos el puerro y la cebolla, cortados finamente, cuando estén dorados añadimos las setas, damos un par de vueltas y agregamos el arroz que habíamos reservado. Espolvoreamos con el estragón seco y un poco del fresco, la pimienta y rectificamos de sal. Mezclamos todo bien. 

Colocamos el estragón fresco cortado en un bol, agregamos aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas soperas por ración aprox. y mezclamos con energía para que el aroma del estragón impregne el aceite. Lo dejamos en el bol y lo servimos por encima del arroz cuando esté en el plato.  
Si no has encontrado estragón fresco aromatiza el aceite con el seco, no es lo mismo pero también queda bien.

domingo, 9 de febrero de 2014

Pollo Tikka Masala

Recientemente me he aficionado a la comida hindú, siempre me han gustado mucho las especias y experimentar con ellas, así que para mi esa mezcla de aromas que resalta todos sus platos me resulta deliciosa. 
No voy a entrar en tediosas definiciones de las palabras hindús, pero sí que me gustaría explicar tres de ellas que tienen mucho que ver con esta receta.  "Masala" significa literalmente "mezcla" en hindi y "Tikka" puede significar "trozo de carne" y también la marinada en la que ésta se macera. La palabra "Garam" significa caliente, pero ellos también la utilizan para definir las especias cálidas y su famosa mezcla llamada "Garam Masala". Esto puede ayudar a entender los nombres de sus platos.
Actualmente ninguna de estas especias es difícil de conseguir, si bien algunas como el cardamomo sí tendréis que buscarlas en tiendas más especializadas, como por ejemplo muchos de los colmados pakistaníes, en grandes superficies o en alguno de los mercados de vuestra ciudad, donde seguro que hay un  puesto de especias.


Ingredientes:
4 pechugas de pollo medianas limpias

1 lata de leche de coco
1 cebolla roja
1 cda. de tomate concentrado (Mercadona)
2 dientes de ajo 
El zumo de medio limón
1 yogurt griego 
1 cta. de sal
Aceite de oliva virgen extra
Especias:
1 cta. de comino molido 
1 cta. de semillas de cilantro
1/2 cta. de pimentón dulce
1 cta. de cúrcuma
1 cta. de jengibre molido 

1 cda. de Garam Masala, la venden preparada, pero si no la encontráis os recomiendo la mezcla que yo uso, la preparo yo misma, con un molinillo de café (también se hace con un mortero) y pongo normalmente Canela, Clavo, Nuez moscada, Pimienta de Jamaica o negra y Cardamomo verde. Hay muchas variantes, así que si os falta algo tampoco es muy importante. 

Elaboración: 

Cortamos las pechugas, limpias de hueso y piel,  en trozos no muy grandes, para que después se cocinen más rápido, las ponemos en un bol y a continuación añadimos los ingredientes del macerado, el jengibre, comino, semillas de cilantro, pimentón, cúrcuma, la sal, los ajos (mejor machacados), el zumo de limón y el yogurt.

Lo mezclamos bien y dejamos que repose en la nevera, se recomiendan 4 horas como mínimo, pero yo lo he probado con menos tiempo y también está genial, aunque cuanto más rato lo dejéis, mejor tomará los sabores, como cualquier macerado o adobo, hasta incluso de un dia para otro.


Una vez macerado, ponemos una cazuela o sartén honda al fuego, un poco de aceite y añadimos la cebolla cortada pequeña, hasta que esté algo dorada, entonces ponemos el pollo con su macerado, el tomate concentrado y la mezcla de garam masala, removemos todo bien y añadimos la leche de coco, volvemos a mezclar y dejamos cocinar unos 20 minutos a fuego medio. Los aromas que desprende cuando se está cocinando son sensacionales. Servir enseguida.

Se puede acompañar de un vasito de arroz basmati simplemente hervido con sal.

miércoles, 5 de febrero de 2014

¡¡Más de 10.000 visitas.... wow!!

La primera foto que "pisó" el blog :)
¡He superado las 10.000 visitas a mi blog! 

Estoy entusiasmada con su progreso, así que ante todo quiero daros las gracias por vuestras visitas y hacer un pequeño resumen de lo que significa para mí esta experiencia.

Cuando empecé a publicar recetas, a finales de Noviembre de 2012, lo hice casi como un recordatorio de las recetas para mí misma, un lugar donde anotar los inventos y novedades culinarias que iba descubriendo, a la vez que me servía para archivarlas y compartirlas con algunos amigos, pero con el paso de estos meses (15 ya!!) me he dado cuenta de que me divierte y me entretiene tanto que se ha convertido en una necesidad. Me gusta la comida, me encanta cocinar y comer lo que cocino, también me gusta mucho la fotografía y por supuesto fotografiar la comida (aspiro a tener algún día una cámara más decente), de manera que todo ese montaje que representa la elaboración de la receta y plasmarla en el blog, me apasiona. Disfruto desde la elaboración misma del plato hasta todo lo que conlleva la presentación, elegir escenarios, platos, adornos, manteles, fondos,  etc. Ya no puedo cocinar algo distinto sin desear hacer una foto y guardarla para el blog y eso que a veces me pilla desprevenida y sin las herramientas a mano.   

En fin , termino con una petición, para que esas 10.200 visitas no sean tan anónimas, que tengan "personalidad", me gustaría que dejarais comentarios en las recetas, que cliquéis el botón rojo +1 de google o que me enviéis vuestras sugerencias a cualquiera de mis correos,  jugandoconlacocina@gmail.com o cmgtsb@gmail.com, esto me acercaría a vosotros un poquito más y me haría muy feliz.

Gracias a tod@s de nuevo.....

domingo, 2 de febrero de 2014

Croquetas de jamón - (También receta para Thermomix)

Crujientes por fuera y melosas por dentro, ese es el ideal de una croqueta para cualquiera, sea de lo que sea el relleno. No las había hecho nunca de jamón y pienso que es más fácil de lo que me parecía, la única cosa delicada y en la que voy a hacer más hincapié es darle el punto a la bechamel, hay muchas técnicas pero a mi me funciona la de mover enérgicamente con unas varillas (importante) unas proporciones matemáticas de mantequilla, harina y leche, que le darán la textura deseada. El método que yo aplico es el que aprendí del cocinero  Sergio Fernández y no me falla nunca. Este enlace de elpetitchef también os resultará muy útil para cualquier duda y explica las medidas para distintos acabados, para salsa, crema o para croquetas.  

Estas croquetas las he hecho con Thermomix y quedan estupendas. También os paso la receta que yo seguí.



Ingredientes para 25 unidades

100 gr. de jamón serrano (mejor de calidad, pero si no tienes, las bandejas de taquitos para cocinar de los supers están bien).
1 huevo duro
20 gr. de aceite de oliva
20 gr. de mantequilla
1 cebolleta tierna
100 gr. de harina de repostería
400 gr. de leche (caliente)
1 pellizco de nuez moscada
Pimienta negra molida

Sal
Pan rallado (yo uso de ajo y perejil o finas hierbas)
2 huevos frescos medianos para batir y rebozar
Aceite de oliva para freírlas


Para hacer estas croquetas, lo primero es tener los ingredientes preparados y a mano, por lo tanto tendremos: 
El relleno: el huevo cocido rallado o triturado, el jamón y la cebolla cortados.
Para la bechamel: la mantequilla y la harina pesadas y la leche muy caliente, medida. Importante para el tema de los grumos es tener unas varillas de cocina para mezclar rápidamente cuando añadamos la leche y os aseguro que aunque al principio se ven, los grumos desaparecen en poco tiempo por completo.
Elaboración:

En un cazo (para volcar luego la bechamel) ponemos aceite y sofreímos la cebolleta cortada pequeñita, cuando ya esté dorada ponemos el jamón a trocitos, damos un par de vueltas  y reservamos.

En otro cazo aparte hacemos la bechamel, ponemos primero la mantequilla y el aceite, cuando esté derretida la mantequilla ponemos la harina y dejamos cocer para que no sepa a crudo, esto se llama "el roux", a continuación añadimos la leche caliente de golpe y movemos rápidamente con las varillas. Cuando empiece a espesar dejamos cocer entre 10-15 minutos, la bechamel ya está lista, entonces añadimos el huevo duro, el jamón y la cebolla sofritos que habíamos reservado, mezclamos todo bien, agregamos la pizca de nuez moscada rallada, la sal y la pimienta, volvemos a mezclar y vertemos en una bandeja, tiene que estar espeso pero no demasiado porque cuando se enfría se endurece. Dejaremos enfriar totalmente la masa y la pondremos en la nevera. Cuanto más reposo mejor, de la mañana para la noche o incluso de un día para el otro,  lo importante es que esté fría para poder manipularla.

Ahora pasaremos al último paso, rebozar y freír:

Con una cuchara tomamos porciones de la masa fría, la pasamos por pan rallado, moldeamos un poco y las metemos en el huevo batido y de nuevo las pasamos por el pan rallado. También se pueden rebozar con harina blanca, huevo y pan rallado o simplemente primero pasándolas por el huevo y luego el pan rallado. El método que uso en éstas pienso que las hace más crujientes. Una vez rebozadas,  freírlas en una sartén con abundante aceite caliente y a disfrutar.

Receta en Thermomix:

Los ingredientes son los mismos que he descrito antes, aunque las cantidades varían porque esta receta es para 50 unidades. Yo la seguí al pie de la letra aunque poniendo la mitad de los ingredientes, para 25 croquetas. 
Os pongo el enlace de la original y a continuación la copio para vosotros exactamente.



Ingredientes: (para 50 unidades)

- 150 gr. de jamón serrano

- 2 huevos duros

- 40 gr. de aceite de oliva

- 30 gr. de mantequilla

- 50 gr. de cebolla

- 200 gr. de harina de repostería

- 800 gr. de leche entera a temperatura ambiente

- 1 pellizco de nuez moscada molida

- una pizca de pimienta y un poquito de sal (poca sal porque el jamón ya lo aporta)

* Para rebozar:

- pan rallado

- 4 huevos

- aceite de oliva

Preparación:
Ponemos el jamón serrano en el vaso de la Thermomix, colocamos el selector de velocidad en la posición de vaso cerrado y damos 5 golpes de Turbo. Giramos el selector de velocidad a la posición de vaso abierto, retiramos el jamón del vaso y reservamos en un bol.

Echamos los huevos duros en el vaso y programamos 2 segundos, a velocidad 4. Retiramos del vaso y reservamos en otro bol.

A continuación, vertemos en el vaso el aceite, la mantequilla y la cebolla. Programamos 3 minutos, temperatura varoma y velocidad 4.

Añadimos la harina y programamos 3 minutos, temperatura 100º y velocidad 2.

Incorporamos la leche, la nuez moscada, la pimienta y la sal. Mezclamos durante 10 segundos, a velocidad 6.

Agregamos 2 cucharadas del jamón reservado y programamos 7 minutos, temperatura varoma y velocidad 4.

Dejamos reposar durante un par de minutos, añadimos el resto del jamón y los huevos picados y mezclamos bien con la espátula.

Vertemos en una bandeja engrasada con un poco de aceite, tapamos con papel film pegándolo a la masa para que no se forme costra, dejamos que enfríe y reservamos en el frigorífico durante un mínimo de 4 horas (mejor de un día para otro).

Con 2 cucharas cogemos trozos de masa y hacemos las croquetas. También podemos meter la masa en una bolsa pequeña para congelar, cortamos un pico, extendemos formando un gran churro y cortamos según el tamaño que queramos.

Las rebozamos en pan rallado – huevo batido – pan rallado. Freímos en abundante aceite de oliva bien caliente (que las cubra para que no se abran).

Para escurrir el exceso de aceite, al sacarlas las ponemos en un plato, sobre papel absorbente.

Servimos inmediatamente.