miércoles, 26 de noviembre de 2014

Salteado de coliflor con judias blancas

Este es un plato tradicional en mi casa, mi abuela y mi madre lo hacían habitualmente, es sencillo y contundente, ellas le ponían lo que en Catalunya se llama "cansalada viada" o sea la panceta o beicon (según la parte del cerdo) que le da a este plato un sabor espectacular. 
Así lo he comido durante mucho tiempo, pero llega un momento en el que tenemos que poner freno a las grasas y adaptar las recetas de siempre a las circunstancias, así que podéis elegir la opción de ponerle un jamón curado con poca grasa que también le va estupendamente o incluso no ponerle nada de proteína porque la verdad es que el contraste de sabores entre el ajo frito, la judía y la coliflor ya es de por sí un placer.

  


Ingredientes para 4-6 personas

1 coliflor grande
400 grs. de judias blancas cocidas (1 bote grande) 
4 Ajos
Aceite de oliva para cocinarlo 
Aceite de oliva virgen extra para aliñar al final
Sal 
Pimienta negra
Cebollino y germinados o brotes para adornar
Opcional:
Beicon, panceta o jamón 

Lo primero que haremos es cocer la coliflor, en poca agua o mejor aún al vapor. Ponerle un poco de sal. Reservar

En una sartén con aceite se ponen a dorar los ajos, cuando estén dorados se añaden las judías blancas cocidas y escurridas, les ponemos un poquito de sal y salteamos todo unos minutos. Si las hacemos con beicon, panceta o jamón, también hay que añadirlo ahora y no pondremos sal a las judías.

Lo dejamos dorar todo 2 minutos, agregamos la coliflor cocida y escurrida, mezclamos suavemente para que la coliflor no se deshaga mucho y dejamos tostar un poco.. Espolvorear un poco de pimienta negra por encima y una vez emplatado echar un chorrito de aceite virgen extra por encima, añadir un poco de cebollino cortado y algún brote o germinado, yo puse hojas de sisho que dan un puntito picante.



lunes, 17 de noviembre de 2014

Pollo al romero con pimientos rojos

Ya sea por hacer dieta o simplemente por tener poco tiempo, a veces necesitamos algo sencillo y rápido para comer, sin renunciar al sabor.
Un buen recurso es el pollo a la plancha, que se puede convertir en un plato delicioso combinado con unos pimientos y unas hierbas aromáticas, en este caso romero fresco, que le da un sabor muy especial. Acompáñalo con una ensalada verde y te quedarás completamente satisfech@.


Ingredientes 

1/4 de Pollo por persona (muslo o pechuga) deshuesado
1 pimiento rojo pequeño por persona
1 ramita de romero fresco por cada pieza de pollo
Sal
Pimienta negra
Aceite de oliva virgen extra D.O.  Les Garrigues


Poner una plancha en el fuego, cuando esté muy caliente agregar unas gotas de aceite e inmediatamente el pollo salpimentado y los pimientos enteros y lavados alrededor. Los pimientos se cocinarán en el mismo tiempo que el pollo.

Dejar que se tueste antes de darle la primera vuelta, girar y dejar tostar por el otro lado. Cuando ya esté doradito ir dándole vueltas para acabar de cocerlo y añadir el romero deshojado y un poco más de aceite hasta que esté cocinado. Puedes hacer una pequeña incisión en la parte más gruesa para ver el punto. Tan simple, tan rico.                                                                                                                                                                                         


Aceite con D.O. Les Garrigues - http://www.doespana.com/es/recetas

jueves, 13 de noviembre de 2014

Infusión de Jengibre - antiinflamatoria y adelgazante

Hace unos días entró en mi casa el clásico virus otoñal acompañado de inflamación de garganta y al buscar por internet algún remedio natural con el que ayudar a combatirlo, descubrí esta infusión, que aparte de su efectividad (a mi me ha ido bien) tiene un sabor que me encanta y además ayuda a adelgazar, por lo tanto seguiré bebiéndolo  por placer y no podía dejar de compartir la información con vosotr@s.    

En mi anterior entrada ya os he hablado de las propiedades del jengibre, así que ahora sólo añadiré que  también produce un efecto saciante. 

La miel también es un producto muy sano, que aporta a esta receta sus propiedades antimicrobianas y antisépticas que además ayudan a cicatrizar. 

Si usas esta infusión para adelgazar recomiendan tomarla sin miel.



Ingredientes para 1 taza


3-4 rodajas delgadas de jengibre (+ - de 2 cms. de diametro)
1 taza de agua
1 rodaja de limón
1 cucharada de miel


Lavar y pelar el jengibre, raspando con el borde de una cuchara o un cuchillo se quita enseguida la piel, cortar en rodajas delgaditas y ponerlas en un cazo con una taza de agua, en frío y dejar hervir 3 minutos.
Reposar unos 10 minutos o hasta a que esté a una temperatura agradable. Separar el jengibre del agua con un colador, exprimir un poco de limón y servir.
Para suavizar la garganta puedes tomar la miel en la infusión o aparte en una cuchara. Para el efecto adelgazante, repito,  mejor no pongas miel.




Jengibre - Remedio natural


La raíz de jengibre tiene un sabor muy particular, al que tienes que acostumbrarte paso a paso, es fresco y un poco picante.  Lo usan sobretodo en la cocina oriental y se puede consumir de distintas formas,  fresco, encurtido, seco en polvo, en infusiones, cocinado...etc. 

Lo he comido de todas esas formas y me ha enganchado totalmente.

Hace mucho tiempo que en casa empezamos a poner jengibre en polvo en las ensaladas y  poco a poco he ido probando a cocinarlo de distintas maneras, como por ejemplo,  fresco,  en un wok con verduras o mezclado en pequeñas cantidades con arroces.....pero esto ya os lo explicaré en próximas recetas. 

Hasta ahora conocía sus aplicaciones culinarias, sabía que era sano, que era bueno para el aparato digestivo, pero hasta hace unos días no había visto las múltiples propiedades que tiene.  
Es un buen antiinflamatorio, además de un montón de cosas, entre ellas su utilidad como ayuda para perder peso
Para más información, al pie de la foto os paso los enlaces que consulté yo, para que veáis detalladamente todas sus cualidades.

En la próxima entrada os explico cómo preparar el agua de jengibre que sirve para el dolor de garganta y también ayuda a adelgazar, a mi me ha ido muy bien para la garganta, lo del peso ya lo veré ;-).





http://mejorconsalud.com/como-perder-peso-con-la-raiz-de-jengibre/

http://nedik.com/salud/garganta-inflamada/





viernes, 7 de noviembre de 2014

Quinoa con verduras

La quinoa era para mi un ingrediente completamente desconocido, no es nada habitual en nuestra gastronomía y además no es muy barato (12 € el kg. aprox. a granel), así que no me llamaba la atención cocinarla, pero como muchas veces la curiosidad me puede y tengo que probar cosas nuevas.....terminé por hacer una receta de quinoa con verduras.

El resultado ha sido satisfactorio, por lo que he investigado no es un cereal, es un grano que en algunos sitios definen como pseudocereal,
 con un alto contenido en almidón, tiene muchas propiedades, no contiene gluten, es nutritiva y digestiva. Si queréis conocer más acerca de este alimento al final de la receta os sugiero algunos enlaces que yo visité.

No diré que me he convertido en una amante incondicional de la quinoa, aunque sí que me ha gustado, su textura es melosa, combina bien con verduras, carnes etc. y como en cualquier receta podéis adaptar los ingredientes a vuestro gusto para que la mezcla os resulte atractiva.






Ingredientes para 4 personas:

2 tazas de quinoa (200 grs-50 grs por persona aprox.)
4 tazas de agua (el doble que de quinoa)
1 zanahoria
1 cebolla roja
1 guindilla roja (opcional)
1 pimiento verde
1 calabacín 
1 berenjena
Pimienta de jamaica (o negra en grano)
Sal
1 cdta. cúrcuma
1 cdta. cominos
Jamón braseado para adornar (opcional)
Bacón para adornar (opcional)

Algunos datos importantes antes de empezar:

Lavar bien la quinoa antes de ponerla a hervir, para que no amargue.
Una taza de quinoa cruda equivale a tres una vez cocida.
El tiempo de cocción es de aproximadamente 15-20 minutos.

Yo lo hice en un wok pero en sartén también quedará bien.

Cocer la quinoa, con agua y sal, escurrir y reservar.

Sofreír todas las verduritas con un poco de aceite de oliva virgen, primero la zanahoria porque es un poco mas dura y a continuación el resto, añadir la guindilla y las especias. Esperar que se integren los sabores y agregar la quinoa reservada. Mezclar bien y servir caliente. Puedes coronar con una loncha de bacon o jamón pasada por la sartén, que le da un contraste de sabor muy rico.