sábado, 12 de diciembre de 2015

Mejillones en escabeche caseros


Hay distintos tipos de mejillón,  a mí el que más me gusta es el de roca, que se pesca en su entorno natural. Es ideal para cocinar al vapor o en este tipo de recetas donde la jugosidad y la ternura del producto es importante.  
Tiene la concha pequeña aunque muy llena de molusco, suele venir muy limpio y para mi gusto se adapta mejor que otros al  escabeche.

Siempre me han gustado las conservas de mejillones en escabeche, nunca había intentado prepararlos de esta manera  en casa, pero después de ver un programa de televisión en el que hablaban de los escabeches se me ocurrió probar y quedaron estupendos.

Los mejillones son un producto muy agradecido en la mesa, te hace quedar siempre bien tanto en verano como en invierno, es un aperitivo o entrante bien recibido. 

Se cocinan tan rápido que son perfectos para cualquier ocasión, lo mismo te visten un aperitivo de Navidad, que te salvan un entrante después de la playa ;-).

Mejor si los dejas de un día para otro como todos los escabeches.







 Ingredientes

1 Kg. de mejillones de roca
1 cebolleta
3 ajos
1/2 vaso de vinagre suave (de vino blanco o manzana)
1/2 vaso de vino blanco
1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta en grano (3 ó 4 bolitas)
1 Hoja de Laurel
1 ramita de tomillo seco
1 cucharadita colmada (de postre) de pimentón de la vera dulce
1/2 cucharadita de pimentón de la vera picante (opcional)


Elaboración:

Limpiar bien las conchas de los mejillones, raspando  con un cuchillo bajo el agua, comprobar que todos están cerrados y si alguno no se cierra con un golpecito desecharlo.
Cortar la cebolla en juliana (tiritas) fina.
Cortar los ajos en láminas
Tener medidos el aceite, el vino, el vinagre y el pimentón.

En una cazuela con tapa, poner el aceite a calentar, cuando esté a punto añadir la cebolleta, el ajo y dejar pochar sin que llegue a dorarse. A continuación añadir el pimentón y remover para evitar que se queme e inmediatamente agregar el vino y el vinagre. 

Dejar cocinar todo junto hasta que arranque a hervir, con el fuego a tope agregar los mejillones limpios, tapar la olla y esperar hasta que salga vapor por los lados (5 minutos aprox.).

Destapar la olla y comprobar que los mejillones se han abierto y soltado su agua que se habrá mezclado con el escabeche. 

Dejar reposar 5 minutos más en la olla tapada y luego retirar a una bandeja, dejándolos enfriar cubiertos con el escabeche. Cuanto más tiempo pase, más sabor tendrán, por lo que te aconsejo hacerlos de un día para otro. 

Puedes servirlos con la concha o sin ella, pero en todo caso intenta que siempre queden cubiertos de líquido para que no se sequen y adquieran todos los sabores.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada