jueves, 30 de junio de 2016

Arroz de grano negro Venere con salvia y ajos tiernos

Esta receta es de arroz Venere, una variedad de grano negro conocida en la antigua China como “el arroz prohibido” porque sus cosechas eran requisadas por los nobles y no estaba permitido su uso entre la gente más pobre. Los nobles pensaban que les alargaría la vida gracias a sus propiedades antioxidantes.

Afortunadamente hoy en día su uso está ya extendido a Occidente y aunque todavía es poco habitual encontrarlo en los mercados fácilmente, si se puede conseguir en granerías especializadas o en grandes superficies, yo he visto una variedad envasada de Venere vaporizado en Alcampo.

Está considerado un superalimento,  para ver sus propiedades y beneficios podéis clicar los enlaces que yo he consultado, al pie de la receta. Destaco su contenido en antocianinas , un antioxidante que aparte de darle su color,  ayuda a reducir los niveles de glucosa en sangre y a disminuir la acumulación de grasas.

Además de sus cualidades curativas y nutritivas, fue usado también como afrodisíaco. Ahí lo dejo ;-))) 

Tiene un largo tiempo de cocción, 40-50 minutos aprox. igual que el integral y es aconsejable remojarlo unas horas antes, aunque no es imprescindible. Su delicado sabor que recuerda ligeramente el de las nueces, combina perfectamente con los mismos alimentos que los otros arroces y va perfecto como guarnición de muchos platos.










Ingredientes para 4 platos completos:

4 tazas de arroz Venere (320 gr. aprox.)
8 ajos tiernos incluso lo verde
Hojas de salvia seca o fresca (al gusto)
Salvia en polvo
1 guindilla (opcional)
1 litro de caldo de verduras
Agua para añadir si es preciso
Aceite de oliva 
Sal


Datos orientativos:
1 taza de café son aprox. 80 gr. de arroz 
1 taza de arroz venere le corresponden 3 tazas de caldo o agua.
Tiempo de cocción 40-50 minutos


Elaboración:

Lavar el arroz bajo en grifo en un colador. 

Ponerlo en un bol cubierto de agua y dejar una horas en remojo, mejor toda la noche.

Cuando vayamos a usarlo, escurrir el agua de remojo.

Poner a calentar el caldo en una olla, añadir el arroz cuando arranque a hervir, agregar la sal y una cucharada sopera de hojas de salvia. Dejar cocoer 40-50 minutos hasta que esté tierno. Si es necesario añadir agua hasta conseguirlo. Hay que tener en cuenta que este tipo de arroz tiene una textura crujiente, no debe pasarse de cocción.


Cuando le falten unos 10-15 minutos al arroz,  limpiaremos los ajos tiernos, los trocearemos en rodajitas, incluso los tallos y los pondremos en una sartén grande a sofreír en aceite de oliva, suficiente para saltear después el arroz.

Una vez cocido volcamos el arroz en la sartén (si hay exceso de líquido lo colamos) y lo mezclamos con los ajos tiernos y salteamos 5 minutos.

Una vez en el plato añadiremos pimienta negra recién molida y un poco más de salvia en polvo.

Se puede comer como plato o guarnición.




sábado, 25 de junio de 2016

Mojito rojo de sandía - Detox - con y sin Thermomix

Un auténtico, fácil, suave y beneficioso cóctel en todos los sentidos. 

Tiene un gran sabor y nos aportará sobretodo las propiedades de la sandía, que son muchas y muy interesantes, por lo que voy a comentar algunas de ellas.

Es rica en licopeno, que le da su atractivo color rojo o rosado, previene muchos tipos de cáncer, disminuye el colesterol y es antioxidante.

Nos aporta minerales, como el magnesio  y el potasio, contiene vitaminas A, C y varias del grupo B que regulan el sistema nervioso, la hipertensión y el aparato digestivo.

Y por si fuera poco, por su elevadísimo contenido en agua, en verano nos quita la sed, evita la deshidratación y los golpes de calor. 

En resumen, un auténtico Mojito detox  ;-) 

Esta receta la descubrí en el blog  À table! con Carmen y me encantó, Carmen también comentaba en su prólogo que es genial para las agujetas y yo lo estoy probando a ver si funciona, ;-))) así que os recomiendo que no dejéis de hacerla porque está realmente deliciosa y es muy útil.







750 gr. de pulpa de sandía
2 limones
40 gr. de azúcar moreno
Hojas de hierbabuena
Cubitos de hielo
1 copita de ron (al gusto)


Elaboración:

La única diferencia entre hacerla con o sin Thermomix es a la hora de licuar la fruta, así que voy a unificar la receta remarcando las dos opciones.

Pelar la sandía y los limones (sin la piel blanca) y quitar las semillas de ambas frutas.

Introducirlas en el vaso troceadas, junto con el azúcar.

En Thermomix:
Programar 30 seg. Vel.5-10
Añadir unas hojas de hierbabuena y programar 20 seg. Vel.3 Giro Izq.

En batidora:
Poner todo en el vaso menos la hierbabuena y batir.
Añadir la hierbabuena y revolver enérgicamente.

Una vez tengamos el zumo, agregar el ron y volcar en una jarra junto con los cubitos de hielo.

Servir muy frío.




sábado, 18 de junio de 2016

Rabo de ternera al vino tinto - Cua de vedella al vi negre de la mare de Joan Roca

El rabo de ternera lo hice por primera vez gracias al reto de Enero de Cooking The Chef, en el que nos proponían realizar un plato del Chef Joan Roca. En primer lugar realicé su Parmentier de pulpo con su emulsión, pero me quedaron ganas de cocinar alguna otra de sus recetas.

Me compré su libro La cuina de la meva mare/La cocina de mi madre  y sin dudarlo decidí que otra de mis elaboraciones tenía que ser la Cua de Vedella/Rabo de Ternera.

Había comido rabo de toro en Córdoba y me gustó mucho, es un guiso muy sabroso que aunque requiere de larga cocción no es nada complicado. En Barcelona es difícil encontrar rabo de toro, es más normal obtenerlo de ternera, así que no tuve problema para hacer esta receta.

Para los que no les guste estar tanto tiempo pendiente de los fogones, os diré que he visto cocinar muchas veces el rabo de ternera en la olla a presión y probablemente ésta receta se puede hacer también con ese método, como aún no lo he experimentado no puedo confirmarlo, pero la próxima vez que la haga lo probaré.

La receta es transcripción literal del libro, aunque veréis que hay comentarios entre paréntesis y cursiva que corresponden a las variaciones de cantidades y tiempos que yo hice.




Ingredientes 

Según receta original para 4 personas  

 2 kgs. de rabo de ternera 
4 cebollas  
4 zanahorias
2 puerros
1 rama de apio
1 litro de vino negro (para salsa más suave mezclar vino negro y moscatel)
5 litros de agua
Harina blanca para rebozar la carne
Sal
Pimienta negra en grano
Aceite de oliva

Las cantidades que yo usé, para 2-3 raciones* 

  1,100 kg. de rabo de ternera
2 cebollas tiernas
2 zanahorias
1 puerro
1/2 ramita de apio
400 ml. de vino negro
125 ml. de moscatel
1'5 - 2 litros de agua
Harina blanca para rebozar la carne
Sal
Pimienta negra en grano
Aceite de oliva




Preparación:

(Recordad que las notas entre paréntesis y cursiva son mis comentarios.)

1 - Cortar (la que compré ya estaba cortada) los trozos de rabo de ternera de un grosor aproximado de 2 cms., salar, enharinar y dorar en una cazuela con aceite de oliva. Reservar.

2 - En la misma cazuela sofreír la cebolla, la zanahoria, el apio y los puerros todo bien limpio y cortado en trozos regulares. 

3 - A continuación poner de nuevo el rabo, unos granos de pimienta negra, el vino y cubrir con abundante agua fría. Dejar cocer lentamente durante 6 -7 horas,  hasta que el rabo esté bien tierno. (En mi caso tardó 4 horas en quedar muy tierna, se salía del hueso.)

4 - Retirar el rabo y ponerlo en otra cazuela.

5 - Triturar y colar la salsa, echarla por encima de la ternera y dejar cocer unos minutos más. (Yo no la colé porque quedó muy fina con sólo triturarla).

Comentario del libro:  

El rabo de ternera es una carne muy melosa, se puede acompañar de patatas, verduras, setas e incluso hacer un mar y montaña. Si queréis una salasa más suave se puede mezclar el vino negro con moscatel y vino rancio.





Si pincháis aqui podréis ver los platos que cocinaron mis compañer@s de reto

domingo, 12 de junio de 2016

Macarrones en salsa ragú con Nduja

Probablemente muchos de vosotros no conocéis la Nduja, yo tampoco había oído hablar de ella. Es un embutido muy picante, de la región italiana de Calabria, muy parecido a la sobrasada.

Hace unos días, un buen amigo, al volver de uno de sus viajes por Italia, nos regaló una serie de productos calabreses que son flipantes (no encuentro mejor adjetivo). La Nduja es uno de ellos, el orégano y los pepperoncinos completaban el cuadro.

Con tan estupendos ingredientes hacer una pasta me pareció lo más adecuado y mirando recetas por la red vi que la Nduja se mezcla muchas veces con la salsa ragú (un tipo de boloñesa) ya que se integran muy bien.

Un tipo de pasta recomendable son los macarrones, que absorben muy bien los sabores de esta salsa. Fundamental no pasarse de cocción, ya que como dice mi amigo, los italianos se escandalizan cuando ven que lo que nosotros consideramos "al dente", para ellos es "molto cotta" ;-) , demasiado cocida. Sin llegar a exageraciones, lo cierto es que para la digestión es mucho mejor que esté poco hecha. 

La opción que yo os propongo no es una salsa ragú a la boloñesa tradicional, es una alternativa muy digna y sabrosa que en 15-20 minutos tendrás lista. en vez de esperar entre 3 y 5 horas para que se cocine. Un día que tenga tiempo intentaré hacer la versión clásica. 





Ingredientes

 500 gr. de macarrones
100 gr. de queso rallado
250 gr. de carne de ternera
150 gr. de carne de butifarra de cerdo (o salchichas)
2 rodajas de nduja (o sobrasada picante)
 2 cebolletas
 2 zanahorias
1 ramita de apio
 2 vasos de salsa de tomate frito, a poder ser casero
 1 vaso de caldo de carne
1/2 vaso de vino blanco
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra
Perejil
1 hoja de laurel




Elaboración:

Empezaremos por la salsa ragú, picamos y pochamos las cebolletas en una cazuela con un chorrito de aceite, agregamos las zanahorias y el apio y rehogamos todo junto.

Retiramos la piel de la butifarra o salchichas y agregamos la carne a la cazuela. 

Incorporamos la carne de ternera picada y una o dos rodajas de Nduja, que puedes sustituir por sobrasada picante, salpimentamos y añadimos el vino, el caldo de carne y la salsa de tomate.

Cocinar durante 10-15 minutos o hasta que se evaporen los líquidos y la salsa espese.

Mientras la salsa reduce, aparte, ponemos a cocer los macarrones en abundante agua hirviendo, agregamos un poco de sal y una hoja de laurel. Dejamos cocer el tiempo que nos indique el paquete.

Cuando los macarrones estén listos los escurrimos y los agregamos a la cazuela de la salsa ragú. Mezclamos bien. Añadimos perejil picado al gusto. 

Servimos en un plato hondo, con queso rallado por encima. 






Enlaces relacionados: 



miércoles, 8 de junio de 2016

200.000 visitas ..... y cambio de look

Jugando con la cocina está a punto de alcanzar las....¡¡200.000 visitas!!

En primer lugar agradeceros a tod@s que paséis por aquí, muchas gracias por cada uno de vuestros clics, vuestra presencia es lo más importante de este proyecto, sin vosotros no existiría y espero que continuemos juntos por mucho tiempo.

Para celebrar esta nueva meta, he cambiado un poco la imagen del blog, no demasiado, sólo la foto de fondo y el título, metafóricamente hablando no cambiamos de casa, sólo la pintamos y renovamos un poco el mobiliario, el cuerpo de las entradas no varía, mantendré su estética, en definitiva le doy un nuevo aire dentro de su estilo.

Me despido de la imagen de fondo que hasta ahora fue mi presentación, una imagen sencilla, totalmente improvisada (como los principios del blog) y hecha con una vieja cámara de vídeo, sobre una bandeja de frutas a punto de ser consumida.
La foto era mala, muy oscura, pero le tengo un cariño especial porque representa el espíritu con el que se creó el blog y para seguir recordándola, la nueva imagen está construida sobre los mismos cimientos, conservando la frescura que dan las frutas e intentando preservar el concepto de alimentación sana que siempre he buscado en el blog.

Adios a la antigua imagen...... 


Hola a la nueva!!




Espero que los cambios os gusten y me encantaría que me dierais vuestra opinión.

Un abrazo.

domingo, 5 de junio de 2016

Salmón en escabeche de Martín Berasategui

Nunca se me había ocurrido hacer un escabeche con el salmón y gracias a un gran maestro, el Chef Martín Berasategui y al reto de Cooking The Chef, he descubierto que es muy rico a la vez que sencillo y rápido de preparar. Todo un descubrimiento.

Martín Berasategui, es uno de mis Chefs favoritos, una persona cercana con una impresionante trayectoria y al que es muy fácil escuchar y seguir porque además es un fantástico comunicador. 

Esta receta de Salmón en escabeche la encontré en su blog,  formaba parte de un menú de dos platos de una Dieta para celíacos y en la misma página hay una entrevista sobre este tema y al gluten en la que interviene Martín.  

La forma de cocinarlo es sorprendente, tan sencilla como efectiva, y el resultado es un salmón jugoso con todo el sabor del escabeche, en muy poco tiempo de preparación.

Los escabeches tradicionales son bastante simples, aunque precisen poco tiempo hay que cocinar cebolla, ajo, etc.. En este caso te ahorras unos pasos y el sabor sigue siendo delicioso. Y debo destacar lo que más me gustó de este escabeche, esa textura que le da al salmón, tan suave y esponjosa.





Ingredientes 2-3 raciones

400 gr. de salmón fresco cortado en tacos de 3×3 cm.
1 cucharada sopera de sal gorda.
1/2 cucharada sopera de pimienta negra.
2 hojas de laurel.
6 ramas de perejil
Varias ramas de tomillo fresco, o 2 de tomillo seco.
1 cucharada sopera de pimentón dulce de la Vera.
1/2 l. de aceite de oliva virgen extra.
250 gr. de vinagre de sidra o de Jerez


Elaboración:

Es importante que el salmón esté cortado a dados, si es posible que nos lo preparen en la pescadería. Revisar que no tenga espinas, si es así quitarlas con unas pinzas antes de cocinarlo. Hay que retirar la piel antes de trocearlo, puesto que escabechada suele quedar gomosa y desagradable.

Colocamos en una cazuela amplia los dados de salmón, de forma que no queden amontonados y estén el mayor número en contacto con el fondo del recipiente.

Añadimos la sal, los granos de pimienta, las hojas de laurel enteras, las ramas de perejil, el tomillo y el pimentón dulce.

Con ayuda de las manos damos vueltas cuidadosamente al pescado con los ingredientes añadidos, de forma que se entremezclen perfectamente los distintos elementos.



Sobre el pescado “aliñado”, rociamos el aceite de oliva virgen y el vinagre, momento en el que arrimamos la cazuela a fuego muy suave, para que no se nos agarre al fondo.

En el momento que veamos que surgen los primeros hervores por toda la cazuela, apagamos el fuego y dejamos que los dados de salmón se terminen de escabechar en su propio jugo.

Una vez tibios, los podremos rescatar y acompañarlos con unas patatas cocidas y laminadas, o con remolacha, o sencillamente con una ensalada verde de lechuga o escarola, aliñada con el propio jugo del escabechado.











Consejos de Berasategui:

Si no añadimos sal a los escabeches, estos duran más almacenados en la nevera.
Cuando los comemos, escurridos, es cuestión de añadirle unos granos de sal.

Guardamos el jugo de cocción que nos sobra, una vez terminado el pescado, y con él podemos volver a escabechar de nuevo unos dados de salmón, o de jurel, o de caballa. Así aprovechamos al máximo la receta.




Si pinchas aquí podrás ver las recetas de mis compañeros de reto.


Enlaces relacionados con la receta:

Entrevista Dieta para celíacos: https://www.martinberasategui.com/blog/2011/08/03/hoy-por-hoy-dieta-para-celiacos/
Martín Berasategui web: https://www.martinberasategui.com/es/inicio

Salmón, propiedades: http://mejorconsalud.com/los-beneficios-del-salmon/


miércoles, 1 de junio de 2016

Flan de coco exprés 10 minutos

El postre que he preparado hoy es muy sencillo y rápido, un recuerdo de mis primeros experimentos en la cocina, cuando me encantaba comer cosas ricas pero no tenía ni tiempo ni conocimientos para cocinarlas y hablar de preparaciones con huevos, horno, baño maría, etc., era la mejor manera de desanimarme y acabar por no hacer nada. ;-))

Como yo, dominarás la técnica en la primera elaboración, porque  este flan es de sobre, sí señores, y el caramelo también, nada de derretir azúcar, ni batir huevos, ni mezclar ingredientes, etc...etc...etc.., es tan simple como seguir las instrucciones del fabricante, que suelen ser abrir una bolsita, una caja de leche, llevar a ebullición... y en este caso espolvorear el coco rallado, todo eso es lo más difícil que harás para conseguirlo.

Los flanes caseros con huevo, etc., son deliciosos, pero no siempre tenemos ganas de ponernos a prepararlos, por eso hoy te digo que pruebes a tomar un buen flan de sobre y lo tunees a tu gusto, porque está muy, pero que muy bueno.

Elegir la marca ya dependerá de tus gustos y los fabricantes que vendan en tu ciudad.  







Ingredientes para 8 raciones: 
(a mi me salieron 4 moldes individuales y uno de plum cake de 1 litro)

1 sobre de flan (en mi caso usé Flan Royal, 130 grs.)
1 litro de leche semidesnatada
125/150 grs. de coco rallado (al gusto) 
Menta o hierbabuena



Preparación antes de cocinar el flan:

Preparar los moldes poniendo el caramelo líquido en el fondo y a continuación el coco rallado espolvoreado, en la cantidad que se desee.
Reservar.

Elaboración para el flan siguiendo las instrucciones del fabricante:

1 - Vaciar el contenido del sobre en un recipiente seco. Añadir 1 litro de leche y mezclar hasta que se disuelva.

2 - Cocinar a fuego lento hasta que hierva, removiendo continuamente para evitar que se pegue al recipiente.

3 - Cuando hierva, verter inmediatamente en los moldes que teníamos reservados con el caramelo y el coco. Dejar enfriar y poner en el frigorífico hasta que adquiera consistencia, entre 1 y 3 horas dependiendo del molde.




Transcurrido ese tiempo, ya se puede servir.

El coco flota y al solidificarse el flan queda en la parte superior del molde, de forma que al desmoldarlo el coco quedará en la base.

Acompañar de unas hojas de menta o hierbabuena que además de adornar le darán un toque de sabor muy fresco y agradable.