domingo, 23 de abril de 2017

Croquetas de bacalao

Las croquetas siempre son una buena solución de aprovechamiento, normalmente en casa siempre suelo hacerlas de cocido, pero hoy me he pasado al bacalao por el mismo motivo, tenía un sobrante de bacalao desalado que no era suficiente para una comida e inmediatamente me ha venido la idea de estas deliciosas croquetas.

La receta no es familiar, porque en casa con el bacalao desmigado siempre se hacían Buñuelos de bacalao, que salen de cine por cierto, así que busqué en la red y como muchas veces, de entre varias recetas, saqué mi versión, sencilla y rápida. 

En estas croquetas la bechamel se liga en la masa directamente, con la harina y la leche, así que no es necesario hacerla aparte.






Ingredientes para 14 croquetas grandes

Para las croquetas: 
100 gr. de bacalao desalado y desmigado 
1/2 cebolleta 
1 diente de ajo 
50 gr. de harina 
1/5 l. de leche 
50 ml. de aceite de oliva virgen extra 
Sal 
Nuez moscada

Para rebozar y freír:
Harina 
1 ó 2  huevos batidos 
Pan rallado a las finas hierbas 
Aceite de oliva 




Elaboración:

Si el bacalao es en trozos, como en mi caso, hay que desmigarlo con los dedos y tenerlo preparado.

Picar finamente la cebolleta y ponerla a pochar en una sartén con un poco de aceite. Añadir el diente de ajo muy picado y cuando esté sofrito agregar el bacalao y rehogar todo brevemente.

Incorporar la harina, rehogarla para que pierda el sabor a crudo y verter la leche poco a poco sin dejar de remover.

Poner un poco de sal, una pizca de nuez moscada y cocinar a fuego medio durante 20 minutos aproximadamente removiendo constantemente.

Pasar a una fuente y cubrir con papel film "a piel" es decir en contacto con la masa para que no se haga costra.

Cuando la masa esté fría, coger pequeñas porciones y moldear las croquetas, para que no se peguen en las manos se puede hacer con dos cucharas o bien untando las manos con un poco de aceite. Pasar por la harina, luego por el huevo batido y por último por el pan rallado y freir en una sartén con abundante aceite caliente.

Cuando estén hechas, retirarlas de la sartén y ponerlas en un plato cubierto con papel de cocina para que escurran el exceso de aceite.

Servir acompañadas de una ensalada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario