martes, 17 de enero de 2017

Croquetas de cocido

El cocido catalán "Escudella i carn d'olla" es un plato del que se aprovecha todo, empezando por la sopa que hacemos con el caldo, continuando con sus suculentas carnes y verduras como segundo plato y terminando con las imprescindibles croquetas cuando ya sólo quedan sobras exquisitas.

No conozco a nadie a quién no le gusten las croquetas, hay de tantos tipos que difícilmente no exista una para cada gusto. A mí me encantan, pero a veces cuesta ponerse a cocinarlas empezando de cero,  así que éstas son las que más suelo preparar porque la mitad del trabajo ya está hecho.

Para mí, las croquetas de cocido son la madre de todas las recetas de aprovechamiento, lo pongo todo, excepto los huesos y ternillas; las verduras, el pollo, las carnes, el  jamón, etc. y completando con un sofrito de cebolla y jamón quedan espectaculares.

Esta receta está basada en la de mi madre, pero yo diría que ya es totalmente mía, ella hacía la bechamel aparte, cosa que yo también hago en otro tipo de croquetas, por ejemplo las Croquetas de jamón que podéis encontrar también en este blog, pero para estas lo encuentro innecesario, es mucho más rápido y fácil poner la harina y la leche directamente en la sartén con la masa y os aseguro que quedan muy melosas.




Ingredientes para 35 croquetas

Cocido del caldo 800 grs.
en estas croquetas había:
Pollo (1 cuarto del muslo entero)
1/2 pelota de ternera (carne picada en forma de albóndiga)
2 trocitos de costilla de cerdo
1 pedacito de jamón
2 cucharadas de garbanzos
 Trozos de patata, puerro, chirivía y zanahoria

Sofrito y ligado de la masa:
1 cebolleta mediana
50 gr. de taquitos de jamón salado
125 ml. de leche
2 cucharadas soperas de harina blanca
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra

Para el rebozado:
Harina blanca
2 huevos
Pan rallado a las finas hierbas (o el que prefieras)



Elaboración:

Lo primero que haremos es desmenuzar las carnes del cocido eliminando cualquier hueso o ternilla, luego lo trituramos todo según el gusto, en casa preferimos que se noten los trocitos.

En una sartén con aceite ponemos  a sofreír la cebolla, cortada muy pequeña y cuando esté transparente añadimos los daditos de jamón, le damos un par de vueltas e inmediatamente incorporamos la masa del cocido. Mezclamos bien, apartamos un poco la masa, ponemos un poco de aceite y agregamos la harina sobre él, removemos y mezclamos todo de nuevo.

Dejamos cocinar 2 minutos para que la harina pierda el sabor de crudo y añadimos la mitad de la leche, sin dejar de remover, cuando absorba el líquido añadimos el resto de la leche, lo cocinamos todo durante unos minutos hasta que la masa se suelte de la sartén y se deslice de forma compacta..

Rectificamos de sal y pasamos la masa a una fuente, tapamos con papel film a piel (pegando el film a la masa para evitar que se forme costra), la dejamos enfriar hasta que tome consistencia.

Formamos las croquetas con dos cucharas o con la mano, las pasamos primero por harina blanca, luego por huevo, después por pan rallado y finalmente las freímos en abundante aceite.

Listas para comer, solas como apertivo o con una buena ensalada como entrante. De cualquier forma una delicia.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada